RENACE - Red Nacional de Acción Ecologista - Argentina
Espacio privado | Mapa | Contactar | Colaborar

RENACE - Red Nacional de Acción Ecologista - Argentina


Portada del sitio > Documentos RENACE > Recomendaciones luego de los incendios

Recomendaciones luego de los incendios

Lunes 14 de abril de 2008, por RENACE (actualizado el 14 de abril de 2009)   


RECOMENDACIONES LUEGO DE LOS INCENDIOS EN CÓRDOBA DESDE LA FUMAN

CORDOBA DESPUÉS DEL FUEGO:

FUNAM DISTRIBUYÓ LAS RECOMENDACIONES PARA REDUCIR EL IMPACTO DE LOS INCENDIOS SOBRE LAS CUENCAS HÍDRICAS Y LA CALIDAD DEL AGUA.
EMITIÓ ESTAS RECOMENDACIONES TRAS ESPERAR EN VANO QUE LAS DIFUNDIERA EL GOBIERNO PROVINCIAL.
MONTENEGRO INDICÓ QUE LA PROPUESTA DE REFORESTAR LAS ZONAS QUEMADAS HECHA POR EL PRESIDENTE DE LA AGENCIA CÓRDOBA AMBNIENTE, HORALDO SENN, Y POR LA SECRETARIA DE AMBIENTE DE LA NACIÓN, ROMINA PICOLOTTI, "ES UN DESPROPÓSITO SI NO SE APLICAN ANTES MÉTODOS DE CLAUSURA.- AMBOS FUNCIONARIOS DEBERÍAN APRENDER ALGO DE ECOLOGÍA SERRANA ANTES DE HACER DECLARACIONES".

FUNAM INDICÓ QUE ADEMÁS DE IMPEDIR NUEVOS INCENDIOS EL GOBIERNO PROVINCIAL DEBE SUSPENDER INDEFINIDAMENTE LOS DESMONTES

Córdoba y Buenos Aires, octubre 3 de 2006. La Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), una organización miembro de la RENACE, distribuyó recomendaciones para favorecer la recuperación de los ambientes quemados en Córdoba, y calificó como "despropósito" la iniciativa de la Secretaria de Ambiente Romina Picolotti y del presidente de la Agencia Córdoba Ambiente, Horaldo Senn "de reforestar las sierras sin que se apliquen antes métodos de clausura. Ambos funcionarios deberían aprender algo de ecología antes de hacer declaraciones".

El presidente de la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), Dr. Raúl Montenegro, difundió hoy las recomendaciones "para reducir el impacto de los incendios sobre el funcionamiento de las cuencas hídricas y la calidad del agua", Agregó: "suponíamos que la Agencia Córdoba Ambiente iba a difundir medidas para proteger los ambientes quemados y favorecer su recuperación, pero nos equivocamos. El gobierno se limitó a declarar un incompleto estado de emergencia que debió declarar antes, no ahora" (VER RECOMENDACIONES, ABAJO).

Montenegro también indicó que la propuesta de reforestar las zonas quemadas efectuada en Córdoba por el presidente de la Agencia Córdoba Ambiente, Horaldo Senn, y por la Secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti "es inviable si no está precedida por meses de clausura y de protección de los ambientes quemados". Sostuvo además que los funcionarios "quisieron hacer algún anuncio impactante, pero solo mostraron un profundo desconocimiento de la ecología serrana. Cuando se produce un incendio no solo se queman plantas, sino todos los seres vivos de un ecosistema, en especial aquellos que no pueden escapar". Montenegro agregó que la única alternativa viable para la recuperación de los ambientes quemados "es usar el método de clausura". Indicó que mediante este método "se interrumpe con alambrados y otros sistemas de contención el ingreso de ganado, y se suspende cualquier tipo de explotación. La reforestación viene después, y solo como procedimiento complementario".

DEBE SUSPENDERSE EL DESMONTE ADEMÁS DE IMPEDIR NUEVOS INCENDIOS

El Dr. Raúl Montenegro indicó que además del método de clausura "lo que debe hacer el gobierno de Córdoba es suspender los desmontes en toda la zona serrana. No es posible que desde la Agencia Córdoba Ambiente se los siga autorizando". Agregó que "el efecto acumulado de muchos años con fuego y desmonte está destruyendo lo poco que queda de la superficie original del bosque serrano, nuestra única fábrica de agua".

Montenegro recordó que entre 1993 y 2005 el total sumado de área quemada "supera los 1.800.000 hectáreas" y que el desmonte y el fuego "han reducido en forma dramática la superficie del bosque serrano. Los funcionarios provinciales que siguen autorizando desmontes para soja deberían saber que solo queda un 2% de la superficie original que tenía el bosque serrano, y un 8% de la superficie original que ocupaban los bosques nativos de llanura". Montenegro volvió a señalar que el fuego "no se mide solamente por superficie quemada como hace la Agencia Córdoba Ambiente, sino también por reincidencia de quema. Cuanto más veces se quema un mismo ambiente, menores sus posibilidades de recuperación. Tener en cuenta solamente las superficies quemadas, como si cada año el ambiente nativo comenzase de cero, es una barbaridad".

Montenegro indicó que el presidente de la Agencia Córdoba Ambiente "debe hacer pública la cantidad de desmonte que se autorizó desde ese organismo en los últimos 10 años". Agregó que también es necesario investigar "porque la Agencia sigue permitiendo desmontes cuando la provincia está en emergencia ecológica. Sabemos por ejemplo que la Agencia autorizaría un desmonte en cercanías de Mar Chiquita. En un predio contiguo a la estancia La Fortuna, que tiene 300 hectáreas de bosque nativo, se destruirían 200 hectáreas". Montenegro agregó: "el desmonte en Córdoba es escandaloso, es la provincia con la mayor tasa de desmonte del país: -2,93%. Esta tasa es más alta que la de Santiago del Estero o Chaco (1998-2002). Durante cinco años se desmontó en Córdoba un equivalente, en superficie, a 67 canchas de fútbol por día. El desmonte es tan dañino como el fuego".

"Es patético observar cómo los funcionarios de la nación y la provincia se abrazan y felicitan mutuamente, y proponen soluciones ecológicamente absurdas mientras el fuego y los desmontes rompen las cuencas hídricas y el futuro de los cordobeses".

RECOMENDACIONES DE FUNAM PARA REDUCIR EL IMPACTO DE LOS INCENDIOS SOBRE LAS CUENCAS HÍDRICAS Y LA CALIDAD DEL AGUA

1. Recomendaciones para ambientes naturales que se hayan quemado.
1.1. No colocar ganado en zonas que se hayan quemado, ni siquiera durante el rebrote. Tanto el pisoteo como el consumo de vegetación acelerarían la erosión y disminuirían el proceso de recuperación.

1.2. No desarrollar ningún tipo de explotación en las áreas afectadas. No implantar cultivos ni ningún otro tipo de actividad productiva.
1.3. Colocar alambrados donde sea posible, y reconstruir los que se hubieren destruido para generar "zonas de clausura" a las que no puedan ingresar animales de cría (vacas, cabras, etc.), ni se implanten cultivos.
1.4. No utilizar las zonas quemadas como excusa para habilitar zonas dedicadas a la producción ganadera y agrícola, pues siguen siendo ambientes naturales en recuperación.

2. Recomendaciones para la Agencia Córdoba Ambiente.
2.1. Declarar las zonas ambientalmente críticas. La Agencia debe identificar en un mapa que comprenda la totalidad del ambiente serrano las superficies quemadas anualmente durante los últimos 30 años como mínimo, y determinar en base a ese mapa las zonas con reincidencia, y los tiempos que llevan sin ser quemadas. Deberá establecer, sobre esta base, las "zonas ambientalmente críticas" que, por haber sido quemadas muchas veces, y haber sufrido incendios recientes, son las más sensibles a la erosión hídrica y tienen por lo tanto mayores problemas de recuperación.

2.2. La Agencia debe impedir que ambientes naturales quemados se dediquen a la producción. Independientemente de las medidas que FUNAM sugiere a la sociedad para no interrumpir el proceso de recuperación de los ambientes quemados, el Estado debe impedir que los ambientes naturales afectados por el fuego sean destinados a la producción ganadera y la agricultura, pues son zonas en proceso de recuperación.
2.3. De aquí en más, y cada vez que haya fuegos que no se pueden controlar, la Agencia deberá aceptar sin demora la colaboración de los Bomberos Voluntarios de otras provincias. Durante los recientes incendios el coordinador del Plan Nacional de Manejo del Fuego, Fernando Epele, ofreció a la provincia el envío de 150 bomberos voluntarios especializados en combate de incendios forestales, pero el gobierno provincial consideró, sin base técnica ni consideraciones humanas, que no los necesitaba.

2.4. La Agencia debe organizar simulacros de incendios forestales en las épocas de menor riesgo. Cada año tendría que concretarse, como mínimo, un simulacro de gran incendio forestal o equivalente para aceitar la participaciones de los organismos públicos y privados, y de los ciudadanos que viven en zonas de riesgo. Estos simulacros deberían incluir la eventual participación de Bomberos Voluntarios de otras provincias. FUNAM aclara que entre las instituciones participantes debe figurar el Instituto del Quemado, pues tiene una capacidad limitada para recibir pacientes en caso de gran crisis, y también los principales hospitales de las áreas potencialmente afectadas. Cada Municipio de la zona serrana debería contar con un Plan de Manejo del Fuego propio que integre a los vecinos, armonizado con el Plan Provincial y con el Plan Nacional de Manejo del Fuego.
2.5. La Agencia conjuntamente con la DIPAS debe delimitar las zonas de cuenca activa en toda la zona serrana, y proceder a su protección efectiva en forma permanente, no solo durante épocas con riesgo de incendio.

2.6. La Agencia debería suspender por tiempo indeterminado toda autorización de desmonte en la zona serrana de bosque nativo (incluidos palmares y bosquecillos de altura). También tendría que suspender toda autorización para destruir ambientes nativos de matorral serrano (romerillales), y de pastizales de altura.
2.7. La Agencia debería elaborar un proyecto de ley de Control del Fuego que destierre la cultura del fuego en la provincia. Esta norma debería establecer la prohibición de hacer fuego para quemar hojas, malezas, residuos y otros materiales combustibles, incluidos basurales municipales, y alentar la utilización de métodos mecánicos y de biodegradación. También tendría que establecer multas más severas para los incendiarios, y desarrollar un capítulo especial sobre los cuerpos de Bomberos Voluntarios. Esta ley debería proteger y apoyar la tarea de los Bomberos Voluntarios mediante incentivos, mecanismos de protección laboral, seguros, etc.

2.8. La Agencia debería crear un Consejo Provincial de Manejo del Fuego, permanente y honorario, que fije las prioridades para el uso de los fondos recaudados por el impuesto al fuego, y actúe como órgano de coordinación durante incendios declarados. Tendría que estar integrado por la Agencia Córdoba Ambiente, otros organismos del Estado (incluida Defensa Civil), representantes de los Bomberos Voluntarios, un representante del Plan Nacional de Manejo del Fuego, y ONGs.
2.9. La Agencia debería desplegar campañas de prevención más efectivas y eficientes que las realizadas hasta ahora. Estas campañas deben desterrar la cultura del fuego, y también preparar a los ciudadanos para enfrentar incendios declarados.

 

 

Dr. Raul A. Montenegro, Biologo
Presidente de FUNAM

 

Comentar este artículo


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 236807