RENACE - Red Nacional de Acción Ecologista - Argentina
Espacio privado | Mapa | Contactar | Colaborar

RENACE - Red Nacional de Acción Ecologista - Argentina


Portada del sitio > Documentos RENACE > Feedlot

Feedlot

Lunes 14 de abril de 2008, por RENACE (actualizado el 14 de abril de 2009)   


 

1) ¿Qué es un feedlot?:
Definimos como feedlot o engorde a corral a un sistema que mantiene a los bovinos confinados en pequeños espacios o corrales dentro de los cuales no puede acceder al pastoreo voluntario sino que es alimentado exclusivamente con raciones balanceadas, granos y/o forrajes conservados.

Es decir que el pastoreo voluntario nunca es la principal fuente de alimentación de dichos animales.
Con respecto a la densidad de animales, esta es muy variable según características de la zona (clima-topografía) pero sobre todo según la inversión realizada en infraestructura (piso de tierra, piso de cemento, superficie techada o al aire libre).
Es preferible hablar siempre de animales por metros cuadrados y no por hectárea para evitar confusiones con sistemas de pastoreo intensivos basados en rotaciones con alta carga instantánea, que pueden o no ser complementados con suplementación.

En EEUU sólo como ejemplo, se habla de un animal cada 7 metros cuadrados si el clima es seco y un animal cada 37 metros cuadrados si el clima es húmedo. Se observa, entonces, que en EEUU. país desde donde importamos el feedlot le da mucha importancia al clima del lugar, estando esto relacionado con problemas de contaminación (especialmente de aguas).

a) El feedlot en Argentina:
Muchos países del mundo han adoptado el feedlot como un mal necesario para enfrentar problemas, por ejemplo de producción de pasto, por adversidades climáticas (caso de Canadá por sus inviernos muy fríos o Australia por sus intensas sequías y calores del verano); otros países, como por ejemplo los europeos, por carecer de superficies suficientes.

Argentina no reúne ninguna de estas características, posee territorio suficiente y climas variados aptos para el crecimiento de los pastos y por lo tanto para la cría y engorde de bovinos a campo.
Por otro lado, la carne Argentina fue conocida, apreciada y distinguida en todo el mundo debido a la posibilidad de alimentar a los vacunos con pastos a diferencia de lo que ocurría en otros países.
Sin embargo el sistema de engorde a corral ha llegado a la Argentina y está en franca expansión. Su producción se destina casi en su totalidad al mercado interno ya que el mercado externo sigue pidiendo nuestras carnes “a pasto” ahora bajo la nueva modalidad de la trazabilidad.

Son los habitantes de nuestro país los que en lugar de disfrutar de un alimento sano y nutritivo son obligados a consumir carne de feedlot.

b) ¿Cómo entra el feedlot en la Argentina?:
En nuestro país , se ha producido en los últimos años, pero sobre todo en la década del 90 y con la irrupción de los trangénicos, la consolidación de un modelo agropecuario altamente dependiente en insumos externos (semillas, agroquímicos y fertilizantes), producidos y patentados por las principales multinacionales del campo.

Esto ha llevado al aumento de la unidad económica, a la concentración de las tierras en pocas manos, a la desaparición de más de 100.000 pequeños y medianos productores y a la transformación de Argentina en un país productor de commodities (orientado exclusivamente al mercado externo), en lugar de producir alimentos variados y sanos primero para sus habitantes y después para el resto del mundo.
Esta agricultura, manejada ahora por grandes capitales, pools de siembra y empresarios agropecuarios, desplazó al chacarero y pasó a llamarse “agricultura industrial”. Se abandonaron las rotaciones que combinaban agricultura con ganadería para caer en la agricultura permanente de la mano de la técnica de Siembra Directa.

En este contexto la ganadería es desplazada primero a campos y zonas marginales, pero al ser incesante el avance de la frontera agropecuaria, los animales terminan siendo engordados (sobre todo por los grandes capitales) en feedlot o engorde a corral. El feedlot en Argentina es, sin duda, consecuencia del modelo agropecuario
adoptado. El feedlot es la pata ganadera del modelo de agricultura industrial.
Declaraciones realizadas por uno de los dueños de uno de los mayores feedlots del país corroboran esta hipótesis:
“…hace diez años cuando comenzó la presión de la agricultura, empezó a rumiar la idea del feedlot”. “allá en Estados Unidos es todo feedlot”. “tardé diez años en convencer a mi padre”. “Me ayudó el precio de la soja” (Clarín Rural 28/02/04).

De estas declaraciones se desprende por un lado la relación entre el feedlot y el “modelo de la soja” y por otro (igualmente grave) la copia de un modelo importado sin tener en cuenta nuestra historia, nuestra cultura y nuestras condiciones ecológicas.
Un informe del INTA Concepción del Uruguay “los feedlots y la contaminación ambiental”, sostiene que: “al incorporar o adoptar tecnologías, se pueden copiar ideas por Nunca Sistemas.” “Los sistemas de encierre a corral responden a situaciones locales de producción o de mercado que no son necesariamente idénticos a las nuestras”.

2)Contaminación ambiental:
El consumidor argentino (de acuerdo a un informe realizado por la EEA Concepción del Uruguay y del INTA) asocia al feedlot con problemas de contaminación debido a los olores que se percibe cuando se pasa cerca de alguna explotación de este tipo.
Sin embargo, expertos norteamericanos sostienen que además de los olores provocados por la concentración de estiércol, hay serios problemas de proliferación de moscas e insectos, focos de difusión de algunas enfermedades y sobre todo graves problemas de contaminación de aguas superficiales y subterráneas.

Con respecto a los olores, las moscas y las enfermedades, las escasas ordenanzas que existen en Argentina, solo atinan a distanciar los feedlots de los centros poblados, como si la gente que vive en el campo debiera soportar esos olores como algo “normal” del campo.
No existe en Argentina ninguna reglamentación que obligue a juntar el estiércol y realizar después “compostaje” para evitar olores y para producir abonos que vuelvan a la tierra y para evitar la proliferación de insectos y enfermedades.
El estiércol acumulado en grandes cantidades y sin ningún tratamiento es considerado como un causante directo de enfermedades y como un factor de contaminación de la salud publica. Según el Servicio de Salud Pública en EEUU desde 1969 se citan y se admiten ciertas fiebres; leptospirosis y enfermedades tuberculosas son causadas por animales confinados, aunque con una incidencia mínima.

Se citan protestas de vecinos y pueblos enteros de EEUU en contra de los feedlots esgrimiendo la difusión de enfermedades tales como asma provocada por el polvo ocasionado por la concentración de animales; jaquecas ocasionadas por el olor y enfermedades de tipo respiratorias ocasionadas por la contaminación del aire.
Phoenix (Arizona), Lubbock, Texas y Pomona (California). También, debido al alto contenido de energía y nutrientes del estiércol, se cita que cuando la acumulación es muy grande hace descender el nivel de oxígeno provocando lógicos trastornos en la salud y en la ecología del lugar.
Pero el problema más serio y casi imposible de resolver es la contaminación del agua tanto superficial como subterránea.

En la década del 50, cuando se construyeron los primeros feedlots en el estado de Kansas no se planeó el manejo del estiércol, al llegar las tormentas de verano, el agua arrastró el estiércol hasta los arroyos provocando gran mortandad de peces. A partir de esa situación comenzaron a sancionarse las primeras leyes y reglamentaciones de los feedlots, que exigieron el tratamiento de los efluentes, la construcción de canales, lagunas de decantación y pisos de corrales con pendiente da aproximadamente 3 para que el agua de lluvia escurra junto al estiércol hacia los canales colectores.
Debido a que esto origina elevados costos y alta inversión se aconseja no instalar feedlot en zonas de clima húmedos con muchas precipitaciones, napas de aguas cercanas y muchos arroyos (todas estas características climáticas, topográficas y ambientales son típicas de nuestras zonas). La proliferación de feedlots en zonas húmedas y con arroyos es incompatible con el desarrollo turístico del lugar basado en el disfrute de la naturaleza, la pesca y los deportes náuticos.

En el estado de Kansas (EEUU), donde la reglamentación es muy rigurosa se admite que aún haciendo canales, lagunas de decantación y tratamiento de efluentes, es posible que por lo menos una vez cada 8 a 10 años los arroyos igual reciban contaminación.

¿Cuál es la causa de la contaminación de las aguas?:
Se calcula que un animal elimina como estiércol un 5 a 6% de su peso vivo por día. Es decir que un feedlot que tenga un peso promedio por animal de 200 kilos tendría:

100 animales : 1.000 Kg. estiércol / día
1.000 animales : 10.000 Kg. estiércol / día
10.000 animales: 100.000 Kg. estiércol / día

En sólo un mes acumularíamos desde 30.000 hasta 3.000.000 de Kg. de estiércol en una superficie que rara vez supera las 10 has. efectivas en los feedlots más grandes.

La limpieza de estas cantidades enormes de estiércol genera costos pero no ingresos, por lo tanto se reduce al mínimo la tarea de eliminado o realizar compostaje.
Cuando llegan las lluvias arrastran el estiércol y contaminan arroyos y napas produciendo nitratos y nitritos (muy perjudiciales para la salud, la diversidad y el medio ambiente en general).
Esta es la razón por la cual se aconseja no instalar feedlots en zonas húmedas. En el caso que por alguna razón extrema igual se pretenda realizarlo, la reglamentación es muy rigurosa exigiendo pisos de cemento, canales, lagunas y hasta superficies techadas del sector de engorde, todo con el objetivo de evitar que el estiércol se junte con el agua de lluvia o por lo menos reducir al mínimo esa posibilidad.

3) Gusto fuerte en la carne:
Un informe realizado por el INTA de Concepción del Uruguay sostiene que: “el consumidor argentino es un cliente exigente en calidad de carnes porque conoce muy bien que es “calidad” y asocia al feedlot con la contaminación ambiental”. “Por otro lado identifica al sistema de engorde a corral por el gusto que percibe al consumir carne de feedlot y la define como “carne con gusto a chancho”o “carne con sabor fuerte” siempre distinta a la carne producida a pasto.

Esto preocupa a los engordadores a corral que están buscando agregar algún aditivo al alimento para enmascarar el gusto típico de la carne de feedlot.
También es preocupante que en las carnicerías no se exija identificar el tipo de carne que se vende para que el consumidor pueda optar libremente por la que más le guste.
Mucho menos, el consumidor o ciudadano, sobre todo de las grandes ciudades dispone de información acerca del modo en que son criados y engordados los animales de un feedlot, el tipo de alimento que consume o las características de la carne producidas en un engorde a corral.

Con respecto a la calidad de la carne, el INTA de Balcarce sostiene que los animales criados a pasto tienen mayor cantidad de ácidos grasos omega (buenos para la salud) en comparación con los animales de feedlot.
Otra característica que identifica a la carne de feedlot es el color más blanquecino de la grasa.
Lo concreto es que el argentino en lugar de disfrutar de un alimento sano, nutritivo, rico en proteínas, ve cómo este alimento es exportado (como tantos otros recursos naturales) y reemplazado por carne de feedlot o con proteína de soja barata utilizada en otros países para alimentar animales y no seres humanos.

Con respecto a la alimentación que se da en feedlot, en el mejor de los casos está constituido por balanceados donde la base proteica es soja trangénica y forrajes conservados. Cuando la relación precio grano/ precio carne se torna menos favorable, se busca reducir al máximo el costo de suplemento acudiendo a alimentos como por ejemplo: cama de pollo (que contiene muchos residuos de medicamentos y hormonas de crecimiento), y hasta incluso se mezcla la suplementación con excrementos de los propios animales. Se sabe también que se utiliza como complemento o base proteica o de minerales a la harina de carne y harina de hueso, sustancias que han sido citadas como probables vía de ingreso de la enfermedad conocida como “vaca loca”.
También se sabe que al estar los animales concentrados en pequeñas superficies, lejos de su ambiente natural, están muy estresados, lo que hace que estén más propensos a enfermarse. Por esta razón se utilizan en los feedlots mayor cantidad de medicamento (antibióticos, vacunas, etc.). También se han utilizado anabólicos y hormonas de crecimiento que después se prohibieron por ser probablemente cancerígenas y por acumularse en la carne.

Lo concreto es que la producción de carne en feedlot se asemeja mucho más a cualquier producción de tipo industrial que al manejo de un proceso biológico como realmente es.
Esta claro también que este tipo de emprendimientos nos alejan de la producción de carne que realmente nos identifica y nos diferencia del resto del mundo: la carne producida a pasto es lo que tenemos que defender, tanto para el mercado interno como para el externo.

4) Bienestar animal:
Este es otro punto muy cuestionado: los bovinos han sido creados por la naturaleza con cuatro patas para que puedan desplazarse y con cuatro estómagos para que puedan aprovechar y degradar la celulosa de los pastos.

En los feedlots los animales son confinados para que no puedan gastar “energía” en caminar. Todo tiene que ir al engorde del animal y del bolsillo del empresario o “engordador a corral”.
En los días de lluvia los corrales son verdaderos pantanos donde los animales mueren enterrados en el fango y aplastados por el resto. Se sabe que palas mecánicas se dedican después a desenterrar estos animales para ser arrojados en zanjones donde se los quema o se los deja descomponer; o lo que es peor para ser utilizados como harina de carne y hueso.
Ya hemos mencionado que los animales están más estresados, mas nerviosos por lo que se citan en EEUU la utilización de “tranquilizantes” que son inyectados sobre todo a terneras, las recién llegadas al feedlot.

Muchas veces también sobre todo en Argentina, donde no hay reglamentación, los animales mueren asoleados en verano por carecer de sombra

 

 

Gabriel C. Arisnabarreta
Ingeniero agrónomo
Grupo ECOS de Saladillo

Bibliografía

- Los feedlots y la contaminación ambiental. Ings. Agr. Ignacio Galli, Ariel Monje y Sebastián Vittone. 2004. INTA EEA Concepción del Uruguay. Republica Argentina.
- Engorde a Corral (the feedlot). Irwin A. Dyer. C. C. O’Mary. Paginas 283. Dyer: Profesor de Nutrición y Decano adjunto de la Universidad del Estado de Washington. C.C. O’Mary: Profesor de Producción de Carne vacuna de la Universidad del Estado de Washington.
- Miner J. R. (1966). Starmuster runoff from cattle feedlots.
- Producción Bovina de Carne. INTA Balcarce.

- Americam Public Health Asociation. 1970. Standard methods for the examination of water, sewage an industrial wastes. APHA Publication, Chicago.
- Loehr, R. C. y R. W. Agnew. 1967. Cattle Wastes-pollution and potential treatment. J. Sanit. Eng. Div. ASCE 93(SA 4):721.
- Mielke, L. N., J. R. Ellis, N. P. Swaansda, J.C. Lorimor y T. M. McCalla. 1970. Groud-water quality and fluctuation in a shallow unconfined aquifer under a level feedlot. En Reltionship of Agriculture to Soil an Water Pollution, Cornell Conference on Agriculture Waste Management, Cornell University, Ithaca.

- Simpson, F. M., (h). 1971. How to control feedlot pollution, Bulletin C, California Cattle Feeders Association

 

Comentar este artículo


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 241911